La censura es una pasta que se come cruda

loretLa fuerza gravitacional del poder político en un mundo mediatizado ejerce grados y modos de censura que incluso aplican también, y de forma contundente, en las redes sociales electrónicas, con el uso de avatares, bots, trolls, impersonators y alter-egos, distintas facetas digitales de las figuras de golpeadores, esquiroles ideológicos y libelistas.

Operan bajo similares arquetipos, códigos acatados según la posición, ética e intereses, y leo en el libro de Fernando del Paso, Bajo la sombra de la historia, en uno de los capítulos más interesantes, sobre los choques históricos de civilizaciones y culturas y la manera en que ello se inscribe en los libros y documentos académicos de los países líderes y de los sojuzgados.

Sería una premisa de trabajo que en la medida en que un grupo en el poder tiene éxito más eficaz es el ejercicio de la censura, en el amplio espectro desde un sistema autoritario hasta una democracia abierta.

Del Paso al referirse al especialista en teorías poscoloniales sobre las identidades nacionales, el canadiense Martin Cyr Hicks, distingue tres clases de censura que, según su teoría, existen en las sociedades occidentales: la prescriptiva, la autocensura y la proscriptiva.

“La autocensura, nos dice, consiste en un acto individual de autorregulación interna. La proscriptiva, que es la más frecuente, representa a la censura represiva, aquella que señala  “lo que está prohibido decir para enseguida ocultarlo”. Cyr Hicks cita al investigador Pierre Hébert, quien señala que este tipo de censura es represiva, ataca la heterodoxia “y sus medios son la exclusión, la mutilación y la condena”.

Pero sin duda, de las tres censuras es la primera, la prescriptiva “la más poderosa y la más eficaz”, afirma Cyr Hicks, de acuerdo con el pensamiento de Pierre Hébert: “esta censura interiorizada programa al sujeto y al grupo. Su doxa, conjunto de pre-supuestos, [y un] código común, producen un discurso ortodoxo”. La censura prescriptiva tiene como propósito “anclar en el individuo o el grupo lo que es pensable y decible en un tiempo y en un espacio dados… y está omnipresente en la lengua”. En pocas palabras, “la expresión y el pensamiento [están programados y reprogramados por los discursos  dominantes y limitantes de la comunidad”, señala Hicks, y más adelante: “[en este sentido] siempre estamos preparados para un discurso cualquiera que sea, somos siempre censurados y, a la vez, nosotros mismos ejercemos la censura”.

[John] Tirman llama a este fenómeno “el Imperialismo del Conocimiento” que consiste en la manera en que la información ha sido moldeada, adquirida y divulgada  para reflejar las ideas y perspectivas  del poder dominante”.*

En México históricamente las prácticas de la censura han dado pauta a estudios y teorías incluso polémicas, como las del escritor peruano Mario Vargas Llosa, al referirse al gobierno del PRI de los años 80-90 como una “dictablanda”, en que había un sometimiento a la “revolución institucionalizada” en el poder político, como apoteosis del oxímoron que tanto caracteriza al sistema político, que luego del intervalo de doce años de gobierno del PAN, regresa con nuevo rostro, nuevas tecnologías, aparatos y artefactos para reinstalar la mascarada de los medios, la opinión pública y una democracia que es eterna promesa de mejora.

Hasta dónde el ciudadano común, informado o no, se traga el anzuelo y no reclama, nos e queja, no critica, no cuestiona, se le olvida, porque le vale madres o porque no le interesa o para “evitar problemas” o los tres.

* Del Paso, Fernando, Bajo la sombra de la historia, FCE, 2011 p. 542

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: