Banda ancha, simulacro y gato por liebre o de cómo seguimos en la brecha paladeando el paraíso.

Después de una encrucijada existencial (más), en este accidentado derrotero que es la V.I.D.A., aún hay que padecer el-peor-de-los-mundos-posibles, ese que describió con rancio realismo, ese engolado cronista de las bizarras glorias de la posmodernidad, llamado Baudrillard, viejo lobo de mar que se cansó de tironearle las faldas a este maravilloso simulacro en el que la crisis integral es el paraíso, el clásico “gato por liebre”.

Pero de lo que queremos hablar es de un tema al que le traemos desde hace rato ponzoñosas ganas, la conectividad de “última” generación que nos venden como banda ancha. Pero no lo digo yo, lo dijo esta semana Calderón Hinojosa, al presentar un electoral programita social “Compuapoyo”, que además de su espantoso nombre, pone en evidencia la realidad de la brechísima digital en México. Una referencia oportuna: mientras que en India se anunció hace unos meses un programa para REGALAR tabletas digitales con Internet móvil de banda ancha para todas las escuelas primarias, acá el gobierno panista vean lo que presume –y no lo digo yo–, lo dice el pelón chaparrito de lentes:

“… El objetivo del programa, insisto, es llevar computadoras y conectividad, estimamos a más o menos 1 millón 700 mil hogares adicionales en México, con un impacto probable de tres usuarios por hogar, en donde viven, en consecuencia 6 millones y medio de mexicanos. Queremos hacerlo este mismo año”. Pos si no ¿cuándo, verdad?

La nota dice que el gobierno federal negoció con diversos proveedores de servicios de Internet para facilitar un precio preferencial para conexión de banda ancha, con paquetes que oscilan entre 180 y 300 pesos al mes por el servicio, y si el comprador obtiene un paquete de banda ancha por un año, el gobierno federal le otorga un subsidio adicional de 300 pesos para que pague este servicio.

También dijo que son “decisiones audaces para que cada día cada vez más mexicanos tengan una computadora y tengan acceso a Internet […] Nos propusimos, y eso lo establecimos como un compromiso en el Pan Nacional de Desarrollo, el reducir la brecha digital, cosa que estamos haciendo […] Sé que no es lo único que hay que hacer, sé que hay que poner más competencia en los proveedores de Internet en el país, y sé que hay que hacer que esa competencia le dé a los usuarios mucho mejor servicio y mucho mayor capacidad en la banda ancha”. Ahorita regresamos a esto, que es la médula de este chamorro, pero dejemos que termine el señor, porque viene lo bueno:
Destacó que los equipos que estarán disponibles para el programa “Compuapoyo” deben ser de calidad “para que no nos den gato por liebre”, señaló y “por eso nos aseguramos que las fábricas y las tiendas no quieran meter a “Compuapoyo” equipos obsoletos, modelos viejos… No estamos en ventas de saldos de equipo que ya no usan. Eso regálenlo…”

Dijo que en el 2010, ocho y medio millones de familias mexicanas tenían una computadora y que actualmente casi 3 millones tienen acceso a Internet. Lo que NO dijo es que de esos que “gozan” de Internet, sólo 11 por ciento tienen acceso a servicios de banda ancha, y de esos poco más de 300 mil mexicanos afortunados, quiénes tienen esa banda ancha sólo en la escuela o la oficina, pero primero podríamos preguntarnos qué se entiende por banda ancha en México, o mejor dicho, qué entienden los proveedores de Internet por esos adjetivos espeluznantes como “vertiginoso”, y sí, señor presidente, nos están vendiendo gato por liebre.

La retórica del marketing desde Telmex hasta Totalplay, en sus paquetes de “banda ancha” básicos, que habría de cubrir un estándar, no cumple con la funcionalidad de quienes consumimos toda la banda disponible, por la sencilla razón de estos paquetes básicos tienen conexiones de baja calidad, sobre todo las inalámbricas domésticas, que no obstante llegar por fibra óptica, la tecnología de IP dinámica, para ahorrar ancho de banda a costa de los usuarios, en zonas saturadas de señales sencillamente hace el sistema tan problemático como en la era del dial-up.

Es una falacia, una paradoja, un simulacro, sencillamente gato por liebre.

Regresaremos pronto con la segunda parte: la historia negra de Totalplay de TV Azteca: un cuento de pesadilla. Por cierto, no lo recomiendo pero ni al ojete de mi vecino, jejeje.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: