Los iconos ausentes: de Gerónimo a Bin Laden

Qué se puede decir de Osama Bin Laden que no se haya dicho y redicho en los últimos días, cuando precisamente lo no dicho y sobre todo lo que no se muestra “oficialmente”, configuran un lenguaje y un significado tejido en los vacíos y los enveses.

Por eso me gustó el comentario de Sergio González Rodríguez en su columna La muerte del terrorista, en El Ángel, del periódico Reforma del domingo 8, primero porque cita con oportunidad contrapuntista, en una suerte de ejercicio forense de la mano de irreverentes predilectos como Jean Baudrillard y André Breton, no para explicar –quién podría, ante tantos rumores y versiones– sino en todo caso desenmascarar o remarcar un poco la trama de símbolos, aparentemente tan disímbola, pero que en todo caso tendría que ver con esa famosa “estructura ausente” de la semiótica, hoy en día la virtualidad, el simulacro que quiere ser perfecto, sin que su pecado original de alma mediática lo permita. Así es la política, sobre todo en regímenes tan maquiavélicos con máscara democrática, como el de Washington, ahora con rostro de Obama, en ese comedy reality show montado por Bush.

Cita González a Breton cuando dice que no hay mejor forma para proteger un secreto que divulgarlo. Lo realmente subversivo de esta frase tiene que ver hoy con la industria de la des-información, y su hermana la teoría de la conspiración, que dejaría en zona gris el creer o no creer, en una versión X, e incluso es cuestionable si vale la pena discutirlo.

Esto vale para todo el expediente del terrorismo, desde el 11 de septiembre, y a diez años de los avionazos sobre las torres gemelas, está suficientemente documentado un altísimo grado de ocultamiento, equivalente a complicidad, y una campaña de “baja intensidad” de intimidación (en el mejor de los casos) contra los disidentes de la “verdad” oficial (ver columna Bajo la lupa, de Alfredo Jalife en La Jornada del domingo 8 de mayo, La enésima muerte de Bin Laden).

Toda la narrativa bélica desde Bush padre en la primera Guerra del Golfo y su Tormenta del desierto, la historia sobre las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein, que terminó en humillante horca, y finalmente los atentados en el WTC el 11 de septiembre de 2011, que justificaron la Patriot Act contra el terrorismo, y con un epílogo anunciado hace diez años, la captura del villano número uno.

Por eso las declaraciones de Baudrillard sobre los atentados en Nueva York cayeron como patada en el hígado al mundo occidental que está bajo la égida del tío Sam, cuando dijo que fue un acto de gran belleza surrealista, según dice González Rodríguez, al hilo con otro francés irreverente, Breton, que en su momento dijo “el accto surrealista por excelencia consiste en salir a la calle armado de una pistola y disparar al azar contra la multitud”.

La falta de una imagen, es decir, la cúpula militar del Pentágono que rechazó la clásica firma del vencedor de conservar como trofeo el despojo, la cabeza del enemigo, es decir, optar por el poder del vacío, mostrar una no imagen (lo dice esa impresionante foto a contratota del “cuarto de guerra” donde Obama y su gabinete de seguridad observan en tiempo real, con extática expresión, casi religiosa, paso a paso, la Operación Gerónimo, aséptica, sin mártires.

Menuda tarea tienen los historiadores del futuro para reseñar estos eventos en que, como recuerda Sergio González, el vencedor es quien la escribe. Tendrán entonces que recurrir a los epígonos de Walt Disney, que ya han sintetizado la versión rápida de la historia universal en sus “inocentes” caricaturizadas fantasías.

Etiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: