Proceso de compra de Iusacell por Grupo Televisa: “¿No que no?” dice Granados Chapa

En curso de negociaciones para que Grupo Televisa adquiera a la empresa de telefonía móvil Iusacell, propiedad de Grupo Salinas-TV Azteca. Proyecto de expansión de la empresa de Emilio Azcárraga, para consolidar su dominio en televisión abierta, televisión restringida por cable y satelital, y ahora busca dominar el mercado de la telefonía móvil.

Aquí publicamos hace semanas lo que parecía ser todo un “borrego”, una trampa en la que caería el maestro Granados Chapa, y él mismo se disculpó por haber publicado que Televisa estaría comprando la telefónica móvil Iusacell, del Grupo Salinas-TV Azteca, y ahora esta noticia se confirma

Por eso es importante saber más de este capítulo y quién mejor que el propio periodista, entrvistado el jueves 7 de abril por Carmen Aristegui en MVS, y explicó el episodio de la compra en proceso de Iusacell, por parte de Grupo Televisa, de Emilio Azcárraga, ya que en el mes de enero le llegó información que publicó en su columna Plaza Pública, en el periódico Reforma, en el que refirió el contenido de unos documentos en que se señalaba la intención de compraventa, en un proceso de concurso mercantil (quiebra técnica) de la empresa perteneciente a Grupo Salinas-TV Azteca, y por esa información fue regañado severamente por las empresas involucradas, alegando que era información falsa.

El 21 de diciembre del año pasado y ese fue el informe al que tuvo acceso pero que no pudo confirmar en el momento en que le increparon Televisa y Televisión Azteca, el Grupo Salinas, el 21 de diciembre se había suscrito una suerte de minutas, un acuerdo en principio entre los dos grupos, entre Emilio Azcárraga y el de Ricardo Salinas Pliego para que Televisa adquiriera Iusacell.

Cuando lo expuso, tuvo que admitir que no había podido verificar con las fuentes mismas, con las dos televisoras, y por eso pidió disculpa, pero el hecho sustantivo había ocurrido, estaba ocurriendo y “no obstante lo cual, las dos partes lo negaron airadamente, iracundamente”, comenta Granados. Infiere que aprovecharon para renovar viejas rencillas con él porque como otros medios, como otros periodistas se ha ocupado desde hace muchísimos años de examinar la presencia pública de Televisa y del Grupo Salinas en los medios de comunicación.

Argumenta que el Grupo Salinas recibió lo que es ahora Televisión Azteca en circunstancias muy peculiares, pero sin duda era un grupo que en el gobierno de Carlos Salinas no tenía ninguna experiencia en el ámbito de la comunicación social y compró lo que fue la concesión de lo que fue el Instituto Mexicano de Televisión con créditos, incluyendo uno que le otorgó Raúl Salinas de Gortari por 29 millones de dólares, de modo que la investigación era muy singular, una empresa que no tiene experiencia en los medios de comunicación social, que acude a una licitación donde el hermano del vendedor ha dicho que no se ha pagado hasta donde tienen noticias, digo, desde aquellos años 1992 y mucho antes, 20 años atrás cuando se integró Televisa. No ha dejado de ocuparse, agrega, de los efectos que la concentración de estos dos medios de televisión tienen en la sociedad mexicana, en la configuración de la opinión pública, nacional, en la configuración del poder público por la influencia que tienen estos medios.

“Cuando creyeron haberme pillado en falta tanto Televisa como el Grupo Salinas me tundieron y yo tuve que admitir no había verificado, no dije en ningún momento que los hechos no existían, los hecho a los que me referí, pero sí tuve que admitir dos cosas, que me había engolosinado con una información y procuré anticiparla, algo que no es el estilo regular de Plaza Pública, no me dedico a dar primicias, no me dedico a descubrir acontecimientos antes de que ocurran, pero tenía yo disponible esa información y resolví utilizarla”. La segunda disculpa que ofreció a los lectores y público en general, agrega, es que no había podido verificar tanto con Televisa como con el Grupo Salinas lo que ocurría, “de haber podido verificarlos, haber cumplido esta práctica de la secretaría periodística, hubiera tenido que confesar que estaban ciertamente en negocios sucios y un mes atrás de la publicación de este texto habrían suscrito un acuerdo que ayer se confirmó en el encuentro de delegaciones de ambas empresas y con la confirmación de CNN Expansión de goles y urnas de esta operación que trasciende a 1 mil 600 millones de dólares”.Agrega

Aristegui que decía el comunicado: “Miente Granados Chapa cuando afirma que Televisa adquirió la totalidad de las acciones de Iusacell, Iusacell reitera que el accionista mayoritario del control es Grupo Salinas”. Y dos, “calumnia Granados Chapa cuando señala que esta operación permitirá a Televisa además de desembarazarse de su principal adversario en tribunales, contar de golpe y porrazo con 53 megahetz del espectro radioeléctrico los que posee Iusacell, fíjate esto es muy importante, el espectro de Iusacell, dijeron ellos entonces, no está ni estará en venta y no ha pasado, ni pasará a manos de ninguna otra compañía…”

Aristegui dice que está muy impactada con todo lo que se está revelando en este asunto de las telecomunicaciones, por la naturaleza de poder de las televisoras que con estos movimientos que se están anunciando y “si no hay nada que lo detenga tendremos un poder duopólico en la televisión, un poder que seguramente, no que seguramente, un poder que se está constituyendo más ampliamente para la telefonía y para las nuevas tecnologías, un poder que ha decidido trascender y expandirse a la política y si no vea las pantallas de televisión, y si no vea la inversión política que se hace rumbo al 2012 con la Presidencia de la República”.

Al considerar importante lo que escribe Purificación Carpinteyro  en su columna Fuera Máscaras en el periódico Reforma, la cual se refiere al tema de la compra de Televisa-Iusacell y al comportamiento tan “civilizado” que tienen los empresarios mexicanos en el extranjero. En la misma se felicita a Granados Chapa por anticiparse a las sospechas de que la alianza entre dos empresas tenía varia vertientes

En la misma se destaca el fragmento “Fui incapaz de hacer públicas mis sospechas de que la alianza de las televisoras en esta guerra contra TELMEX tenía un trasfondo muy diferente. La postura del Grupo Azteca atacando las elevadas tarifas de interconexión era esquizofrénica ¿Por qué hacerlo cuando tienen un proceso abierto que aún debe ser resuelto por la Suprema Corte en el que impugnan la decisión de la Comisión Federal de Competencia de reducir las tarifas de interconexión para Axtel?, para Grupo Iusacell la baja de tarifas de interconexión representa una caída importante en sus ingresos. La única razón para dejar de pelear esa causa es que las pérdidas sean compensadas, y vaya compensación, dice Carpinteyro con mil 600 millones de dólares por 50 por ciento del capital de una empresa que en 2003 fue adquirida por Salinas Pliego por apenas 10 millones de dólares”.

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: