la cultura de la muerte en la psiquis…

Entre el tsunami de información sobre los muertos por la violencia en México, el comentario de Sabino Bastidas este viernes 14 en W Radio, nos parece estremecedor y muy pertinente, así que en síntesis lo presentamos como un aviso urgente para los mexicanos, pero no sólo para nosotros.

Bastidas: Seguimos en la temática de seguridad, pero hay una reflexión de ellos, el artículo de Escalante, algunas reflexiones de López Portillo, algunos antropólogos nos están empezando alertar de un fenómeno que no sabemos de qué tamaño es y qué tan grave sea. Es este fenómeno de que la violencia del narcotráfico es una de las violencias, que hay muertes derivadas del narco, pero que la impunidad y la percepción de impunidad está ampliando el espacio de la muerte y el espacio de la violencia a otros ámbitos.

Se plantea como un riesgo, como algo incipiente, pero el riesgo es que en paralelo a esta guerra contra el narco estemos desmantelando otras formas pacíficas de arreglar conflictos. Formas pacíficas legales e ilegales.

Los antropólogos hablan mucho de hacer comunidad, pero creo que tiene un elemento muy peligroso en la indiferencia ante la muerte, ante la violencia, en que los analistas y especialistas estamos polemizando el tema de las cifra, cuando el tema es la pequeña historia, el rostro, que somos incapaces de acercarnos a ella con toda profundidad, cuando el luto individual es incapaz de convertirse en un luto colectivo, cuando perdemos esa sensibilidad ante el hecho y los muertos se convierten en una cifra marco.

Por ejemplo, el discurso de Obama, hay quien dice que es el segundo mejor discurso del presidente Obama, pero el discurso es sobre el mismo fenómeno que enfrenta todos los días el presidente Calderón. El discurso de Obama es un discurso que le dedicó 5, 6 minutos a cada persona, nos platicó la historia del juez, de la niña, de cada uno de ellos y nos hacia compartir la visión de esa persona que perdía la vida y trató de darle sentido a la muerte de esas personas en una tragedia tan grave.

Nosotros hemos perdido la dimensión de los rostros, muy pocos medios están contando en las historias de las pequeñas tragedias. Debemos de transitar de la cifra al rostro, de la historia de muerte a la historia de vida.

Solamente lo vemos como una guerra entre malos y yo me resisto a pensar que los 34 mil muertos sean todos malos y que estemos poniendo en un costal a cuanto alcalde muere, a cuando niño muere y todos resultan parte del mismo fenómeno porque el fracaso de la estrategia del combate a la delincuencia del presidente Calderón es de gobernabilidad, el fracaso de un gobierno que no tiene la capacidad de mantener la paz pública.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: