ensalada de columnas políticas 6 de diciembre 2010

Miguel Ángel Granados Chapa, Plaza Pública

Wikileaks en México

Pronto hará un año, dentro de diez días exactamente, que un relevante jefe del narcotráfico, Arturo Beltrán Leyva, fue localizado y muerto en un violento enfrentamiento entre sus guardias e infantes de marina. El delincuente vivía en un lujoso conjunto residencial en el centro de Cuernavaca, hasta donde llegaron los marinos, que al abrir fuego causaron varias víctimas ajenas a la maniobra. Ese mismo día la Armada de México explicó en un comunicado que esa “operación se llevó a cabo luego de una intensa labor de inteligencia realizada por personal de la Armada de México…”

Ahora sabemos que eso no es verdad, que la Marina usurpó un mérito ajeno. La investigación fue efectuada por personal norteamericano dependiente de la embajada. Inicialmente, la información respectiva se transmitió, porque así lo decidió la representación diplomática de Washington, a la secretaría de la Defensa Nacional, para que el Ejército capturara al jefe mafioso. Sin embargo, los militares no tomaron en serio la pesquisa norteamericana o simplemente tardaron en ejecutar la detención. El embajador Carlos Pascual percibió lentitud, torpeza y aversión al riesgo en esa actitud y resolvió entregar su informe de inteligencia a la Armada, que actuó con rapidez, mediante un grupo de ataque entrenado años antes en el Comando norte de los Estados Unidos. Quizá por eso la Armada merece elogios del embajador: su personal “está bien entrenado, bien equipado y ha mostrado su capacidad para responder con rapidez a las acciones de inteligencia”. En contraste, dice el embajador la Defensa nacional quedó “en la difícil posición de explicar por qué han sido reacios a actuar de manera inteligente y dirigir la operación contra objetivos de alto nivel. Nuestros servicios transmitieron la información originalmente a Sedena, que se negó a actuar con rapidez y reflejó una versión al riesgo que ha costado a la institución una victoria principal contra el narcotráfico”.

[…]Ahora sabemos de fijo -salvo que mienta a sus superiores, caso en el que también se invalidaría como interlocutor-que no sólo supervisa sino también toma decisiones y las hace ejecutar. En su oficina se escogió a la corporación que debía capturar a Beltrán Leyva, al parecer sin intervención alguna de autoridad mexicana, como si el personal norteamericano actuara en su propio territorio.

El Presidente Calderón quedó también pillado en las revelaciones que hemos de seguir examinando. En octubre de 2009 recibió al entonces director nacional de inteligencia Denis Blair -el mismo que meses después fue despedido o renunció en un gesto de pundonor por su ineficacia en un episodio de terrorismo fallido en Nueva York. De manera impropia, el presidente mexicano, según el reporte del propio Blair abordó asuntos de política mexicana, como las aportaciones que el gobierno venezolano hizo, probablemente según su propio cálculo, a la campaña presidencial del PRD en 2006. […]

Comentario de E.I.: El maestro Granados Chapa aporta una dimensión política más a las filtraciones y el activo intervencionismo de Estados Unidos, y aunque ahora los funcionarios mexicanos dejen de confiar en el actual embajador Pascual, y que incluso fuera removido del cargo, llegaría alguien con una nueva agenda de comunicación basada en nuevos protocolos para evitar las fugas de información. Será curioso ver el regreso de los códigos y claves al estilo clásico del espionaje de la “guerra fría”. Lo cierto es que podemos esperar como muchos pronósticos apuntan un acento intervencionista en América Latina por parte de Washington ante el debilitamiento estructural del postcapitalismo norteamericano, anciano vampiro en busca de nueva sangre. Sabemos que esa sangre ha sido y será, inventar una nueva guerra que dé cauce al flujo de armas y capitales.

Raymundo Riva Palacio, Estrictamente personal

Las molestias del general

Las cándidas percepciones que se tienen en la Embajada de Estados Unidos en México sobre el secretario de la Defensa, general Guillermo Galván, y el Ejército por su participación en la guerra contra el narcotráfico, puestas al escrutinio y sorna general por las revelaciones de Wikileaks, sólo vienen a resaltar agravios crecientes  que tienen por el creciente desprecio del presidente Felipe Calderón. Por aún, la caracterización de los militares como lentos, cobardes y mal preparados, no tuvo respuesta condenatoria de Los Pinos.

[…]Los defensores del Presidente dicen que ha estado atento de los militares. Les dio becas y les aumentó los salarios. Cierto. Ahora, por citar el caso paradigmático de Ciudad Juárez, los soldados ganan seis mil pesos al mes, la mitad de lo que gana un policía federal; duerme en tiendas de campaña en la carretera, a diferencia de los policías federales que duermen en hoteles; y comen a campo abierto, en cocinas militares; los policías federales comen en su hotel. De manera regular los cárteles de las escriben en mantas “dejen de comer sopas Maruchán”, y los invitan a desertar.

La deserción en el Ejército se ha reducido notablemente en comparación con el gobierno de Vicente Fox, donde alcanzó casi el 50% de las Fuerzas Armadas, pero paradójicamente, el trato presidencial al general Galván ha sido muy diferente al que le daba su antecesor al general Clemente Vega. Pero si en el pasado el Ejército fue la institución más justipreciada por el gobierno, a la vez de temida, hoy está siendo sistemáticamente golpeada. Los presupuestos cuentan, pero las formas también.

[…]Tampoco ha buscado cambiar la Presidencia la percepción de que la creciente participación de la Armada en las acciones más delicadas contra el narcotráfico, está asociada a que no hay corrupción en los marinos.

Los cables de Wikileaks reflejan que dentro de las Fuerzas Armadas, el presidente Calderón también tiene sus preferidos. Son la Marina y el secretario, el almirante Francisco Saynez. Para García Luna, cariño y dinero. Para Saynez, cariño e impunidad. Para Galván, la ignominia. El Presidente lo está apretando mucho y se está notando. La liga de la institucionalidad se mantiene sólida, pero la prudencia aconseja no seguirla estirando.

Comentario de E.I.: Ya es antiguo el tema, incluso tratado por el mismo Riva Palacio, sobre las preferencias de Calderón en la lucha contra el narcotráfico, los titulares de Marina y de Seguridad Pública, ambos alabados en el discurso oficial, pero en la prensa crítica se les vincula con relaciones peligrosas y manejos opacos, y preferenciales en la asignación de presupuestos, el mismísimo búnker de García Luna, y la línea de los marinos con la DEA de la mano de Calderón.

Trascendió, Milenio diario

Que, rápidamente, Gustavo Madero mostró el tono de lo que será su presidencia en el Partido Acción Nacional: fiel y absolutamente calderonista.

Eso es al menos lo que hacían sentir varios ex consejeros nacionales, que expresaron su desencanto por lo que consideran pérdida de pluralidad en el partido.

Ni qué decir de quienes apoyaron a Roberto Gil. Haber declinado al final en favor de Madero no le dejó nada. Y pensar que sintió que le cumplirían con la secretaría general y otras carteras. Se lo chamaquearon. […]

Comentario de E.I.: Los dos punteros en esta carrera eran calderonistas de distinto matiz y generación y aunque sí puede que se chamaquearan a Gil Zuarth, el panismo se ha desteñido precisamente en los años de Calderón, y hasta su mismo cuate Germán Martínez temió por el destino del postcalderonismo. Los albicelestes se perdieron al menos a un aguerrido y súper dinámico político de nuevo cuño y le apostó a una ficha sí tal vez de peso en la política pero de perfil un poco bembo que eso sí, garantiza la continuidad anodina de Cesarín.

Julio Hernández, Astillero

[…] En ese catálogo de panistas-vino, la Casa Madero presentó un producto de tem-porada a partir de la fermentación, accidentada en su tramo final, de uvas de la variedad Calderonet Sauvignon, alojados esos caldos en agujeradas barricas de pinos blanquiazules. La cosecha Gustavo Madero apareció así ofreciendo a la vista una impresión pálida, tenue, de poca consistencia, y en nariz presentó signos de descomposturas de la materia original, contaminado el proceso de elaboración por los zigzagueos y embozos que mezclaron la idea original con la uva Roberto Gil, de oportunismo impulsado también desde barricas pinoleras, con la que el dueño de la cava pretendió soprender, llevando al mercado un nuevo elemento en cuanto a apariencia, aunque igualmente sometido a los dictados de la casa productora, para desplazar al inicialmente impulsado, el Madero, o rendirlo mediante estos juegos de mercado a un dominio mayor. Finalmente, la Casa Madero produjo un nuevo Maderito, el utilizable Roberto Gil hizo berrinche, la hermana Cocoa se coló al CEN para desde allí afianzar su michoacanazo, y los panistas fueron nuevamente exhibidos en su dependencia extrema de lo que decida la casa Felipe, Los Vinos.

Comentario de E.I.: Siempre admiraré la gracia poética del periodismo de don Julio Hernández, en lo que ha hecho callo con sin igual maestría, aunque  veces muchos deseáramos más análisis y un poco menos de ironía, pero no podemos menos que reír de buena gana y estar de acuerdo en esta original metáfora para describir el chocadero de cristales en el PAN-Los Pinos.

En Astillas [De WikiLeaks]:

Hasta ahora, el diagnóstico de los mandos militares habla de que todas las corporaciones policiacas están altamente infiltradas por el narcotráfico, igual que los poderes civiles, y la única salida aceptable sería ir poniendo bajo el mando de los cuarteles a todas las instancias posibles, comenzando por las policías bajo control único y llegando a las instancias de los poderes ejecutivos estatales, ya desde ahora entregadas en sus áreas de seguridad pública y centros de reclusión a los recomendados de la Sedena… Exhibidas sus carencias, lentitud e inoperancia (aversión al riesgo), las fuerzas armadas mexicanas han recibido un golpe que tal vez frene las eventuales tentaciones de dar algo parecido, aunque esa misma situación también abre las puertas a los apetitos extranjeros de intervención directa en los asuntos del vecino fallido… […]

Comentario de E.I.: Estamos totalmente de acuerdo totalmente en que a río revuelto, ganancia de gringos voraces, no es para nada extraño que en la tierra del abuelo Sam se cocinen planes conspirativos de todo tipo, y siempre el grillero mexicano ha sido un atractivo que no puede olvidarse ahora con esta guerra que se antoja eternamente calderonista. ¿Qué hará el sucesor con tanto soldadito y marinero suelto por las calles de muchas ciudades? Ya sueltos quién sabe de qué lado les interese más trabajar.

Ciro Gómez Leyva, La Historia en Breve

Madero y la inexorable derrota panista en 2012

[…]Gustavo Madero no tiene mucho que presumir en ese lapso. No parece ser el doctrinario que restañe la hemorragia en el otrora incluyente PAN. Nada hay en su foja que lo acredite como ganador de elecciones. Carismático se ha visto que no es. Y después de observar la forma en que obtuvo la presidencia del partido, hay serias dudas sobre su habilidad como operador. Su destino inexorable parece ser la derrota en 2012 frente a los jóvenes Enrique Peña Nieto y Humberto Moreira.

Los maderistas dirán que el 2000 se ganó con Luis Felipe Bravo Mena, hombre más o menos del perfil de Madero. Y que la última vez que perdieron fue en 1994, con el virtuoso Carlos Castillo Peraza.

Allá el PAN, allá los consejeros nacionales que bloquearon, en montón, la alternativa de aire fresco que perfilaba Roberto Gil.

Comentario de E.I.:Don Ciro Gómez va más allá con la lectura de este resultado en la elección de dirigente nacional del PAN. Madero es visto como el sepulturero de las aspiraciones del PAN a conservar la Presidencia de la República, y Gil Zuarth como el tren bala que se fue con la energía renovadora de un panismo que al parecer seguirá dormido en sus laureles.

Carlos Marín, Asalto a la razón

Reportes gringos y reacciones de risa

De los reportes acerca de México, elaborados por diplomáticos estadunidenses y conocidos gracias al sitio WikiLeaks, resalta la mezcla de perversidad y pendejez de sus autores.

Vistos con un mínimo esfuerzo de imparcialidad, se antoja imposible tomarlos en serio, sobre todo cuando se refieren a deficiencias en los servicios de inteligencia y el comportamiento de las fuerzas federales implicadas en el combate a la narcoviolencia.

Si se tratara de señalamientos de carácter técnico y científico en asuntos precisos, como por ejemplo la seguridad en los aeropuertos o la elaboración de vacunas y medicinas (entre las muchas materias de las que Estados Unidos puede ufanarse de ser puntero mundial), tanto los responsables de las instituciones aludidas como, sobre todo, la sociedad mexicana, tendrían motivos de sobra para preocuparse, pero desde luego no cuando se refieren a temas en los que los gobernantes de ese país han venido demostrando una rotunda incapacidad.

La descalificación al Centro de Investigación y Seguridad Nacional es un botón de muestra: según el cable número 12958, “carece de capacidad para liderar las operaciones de inteligencia” y deja que la Secretaría federal de Seguridad Pública “se apodere de esas funciones”.

Otro es el que se refiere a la Secretaría de la Defensa Nacional, dizque porque “opera virtualmente a ciegas”.

Supónganse ciertas ambas generalizaciones. De no ser por ingenuidad o mala leche, ¿a quién le puede inquietar o sorprender si a las agencias de espionaje y al ejército de la mayor potencia militar de la Tierra se les puede achacar lo mismo, y con peores consecuencias para toda la humanidad? […]

Comentario de E.I.: En una cosa tiene razón Marín, los gringos no tienen con qué calificar a nadie ante su dramática incapacidad de enderezar una sociedad que avanza lenta pero segura al barranco moral, económico, cultural… Pero es una falsa causalidad que no interese periodísticamente el contenido de esas impresiones por muy chabacanas y desacreditadas, sobre lo que esta potencia decadente piensa de sus socios geopolíticos y sus enemigos sempiternos, y en el caso de México cuantimás tratándose de la columna vertebral de la política de un gobierno.

Jairo Calixto Albarrán, Política cero

México, si no fuera un país profundamente kafkapulquiano, sería uno de los más lógicos sobre la faz de la Tierra, pero todos están decididos a sorprenderse cada vez que aquí pasa algo que, en el fondo, era profundamente predecible. Por ejemplo, el consenso establecía que el ganador obvio en las elecciones del PAN sería Roberto Gil Zuarth, con su arrogancia copiada de su jefe Gomezpunk y la actitud de Catémoc Blanco cada vez que sale a ligar. Sin embargo, cuando Jelipillo le dedicó los homenajes del centenario a Francisco I. Madero mandando a la banca de la historia a Pancho Villa y a Emiliano Zapata, no podía ser más claro que el nuevo presidente del PAN sería el senador Madero, pariente del Mártir de la Democracia.

Por supuesto, el dudoso espectáculo de Gil al saberse derrotado también se veía venir, debido tanto a su papel de sirena feliz del calderonismo como por sus ganas de madrear al cursi tuit de Santiago Creel llamando a la unidad.

Tan lógico como que el Hellboy Espino, luego de ser mandado al Guántanamo blanquiazulino, colocara una frase sardónica frente a la sede del PAN (“Todos somos Manuel Espino”, y muchos gritamos ¿y nosotros por qué?), como que Chucho Ortega se pusiera cual Lucero, nomás porque hay quienes quieren expulsarlo, del Noroñas a Di Costanzo, y hasta Dorian Gel Peñanieto complota contra él. […]

Comentario de E.I.: Este lunes las columnas se volcaron sobre el proceso panista para elegir a Gustavo Madero, y no podía faltar en la columna de Albarrán, prestándose naturalmente al pitorreo por su simulacro de democracia que tanto presumen.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: