ensalada de columnas políticas 29 de noviembre 2010

Raymundo Riva Palacio, Estrictamente personal

El patio trasero

Hace unos días estuvo sesionando en México la Comisión Trilateral, un grupo fundado y presidido por el nonagenario David Rockefeller que aglutina a empresarios, académicos y ex funcionarios de Estados Unidos y algunas regiones en el mundo. Fueron dos días se sesiones en un hotel sobre Paseo de la Reforma donde el tema de la seguridad fue el dominante. Eso no es novedoso. Lo que sí sorprendió a varios participantes fue la certeza que se tiene en Washington: el problema del narcotráfico es mexicano, no de responsabilidad compartida.

[…]La idea general es que México dejó crecer el problema del narcotráfico y nunca ha querido asumir plenamente esa responsabilidad. Hace tiempo alega que la gran alberca de consumidores de droga en Estados Unidos hace crecer el negocio en México, y más recientemente que la venta de armas en esa nación alimenta la escalada de muertos. Sin dejar de reconocer que hay elementos objetivos en esas afirmaciones, el argumento es que no hay asimetría en culpas y obligaciones. La negligencia de sucesivos gobiernos mexicanos llevó a este país al pozo en el que se encuentra.

[…] [Brad] O’Leary no es un personaje menor. Es ex presidente de la Asociación Americana de Consultores Políticos, y es una voz muy escuchada en el Capitolio.

Autor de un exitoso libro sobre el presidente Barack Obama, O’Leary exhibió una línea discursiva terriblemente agresiva contra México. Afirmó que lo planteado por el presidente Felipe Calderón sobre la corresponsabilidad de Estados Unidos en la violencia en México por haber levantado la prohibición de venta de armas de asalto en 2005, son patrañas. La realidad, dijo, es que el grueso de las armas que están utilizando los cárteles de la droga en México son de manufactura china, remanentes del arsenal de las guerras en Centroamérica, el último gran episodio de la Guerra Fría en la región.

Las afirmaciones de O’Leary no se sostienen, y está documentado que un alto volumen de las armas con las que se matan los mexicanos provienen de Estados Unidos. Inclusive, hace un par de años se encontró un cargamento de armas nuevas de alto poder, salidas del Pentágono y cuyo destino era Irak.

[…]Es cierto que el gobierno de Obama admite el factor de las armas como una variable en la calidad de la violencia en México, pero no puede hacer nada. La Segunda Enmienda permite a cada estadounidense tener armas, y modificarla sería tanto como en México modificar el artículo 27 constitucional.

[…]Lo que empiezan a decir públicamente los estadounidenses es que el gobierno de Calderón no puede con los cárteles, y la palabra va acompañada de la creciente participación de agencias civiles y militares de ese país en el combate al narcotráfico.

[…]En México hay tal confusión, que hasta secretarios de Estado en el gabinete de seguridad del presidente Calderón que están de acuerdo con el intervencionismo estadounidense. Es el extremo más pernicioso ante una falta de dirección y visión de Estado, que es lo que guste o no, se carece hoy en México.

Julio Hernández, Astillero

[…]El precarista que ocupa Los Pinos hace un repaso alegre de diez años de administración derechista, aunque el personaje inaugurador de esa era, Vicente Fox, se abstiene o lo abstienen de asistir al festejo en el que, por lo demás, su indolencia o entendimiento con el narcotráfico sería puesto de relieve en las críticas generales al pasado que hizo el presunto triunfador del presente. Perlas felipistas a las que ya se va acostumbrando el respetable: … la violencia, la violencia es culpa de los criminales, es culpa de los violentos; la violencia no es culpa del gobierno, que tuvo el valor de combatir a esos criminales y a esos violentos.

[…]Alfil con aspiraciones de ser candidato de unidad perreánica en 2012, Marcelo Ebrard se permitió extender un sincero reconocimiento a Felipe Calderón. No a su origen electoral, pues el jefe del gobierno capitalino sigue jugando a no tomarse una fotografía con el panista michoacano, pero sí a su ejercicio gubernamental, a su valentía al enfrentar los problemas de la delincuencia organizada, a no darle la vuelta a las cosas. Ciertas palabras dicen más que una fotografía, sería la paráfrasis de la frase famosa que encomia la fuerza argumental de lo gráfico: Ebrard pide que no se juzgue a Calderón con mezquindad y se le reconozca lo hecho hasta ahora (¿su campaña bélica de 30 mil muertos?). Todo sea por una eventual alianza PRD-PAN que sería la coronación de la estrategia camachista actual. […]

Martha Anaya, Crónica de política

Sus diez años

De los diez mil burócratas que arroparon ayer a Felipe Calderón en el Auditorio Nacional para conmemorar sus cuatro años de gobierno –y diez de la alternancia–, seguramente ninguno había leído la edición de esta semana de la revista Proceso.

[…] Esa decena de “grandes cambios” que mencionó Calderón en su discurso son, en buena medida, cuestionables. Pero aquí va su lista:

-En salud: Garantía de médico, medicinas y tratamiento de calidad para cualquier mexicano.

-Educación: más niños y jóvenes pueden cursar estudios en mejores condiciones.

-Apoyo a grupos indefensos: Como nunca, a indígenas y mujeres.

-Mejoría en las condiciones de vida: Más familias que nunca han adquirido su propia casa.

-Inversión en infraestructura, como nunca antes.

-Mejor manejo de la economía.

-Mayor calidad de vida.

-Protección del medio ambiente: lo cuidamos más que ningún otro gobierno; en el viejo régimen no había conciencia…

-Delincuencia y criminalidad: por primera vez estamos haciendo frente con firmeza al flagelo de la criminalidad en el país. Nosotros sí estamos combatiendo la impunidad y la corrupción.

-Hoy tenemos democracia. Hay plena libertad de expresión. No se persigue a nadie por cuestiones políticas. El gobierno público, al menos el federal, no tiene secretos. Llegamos –y llegué—por la ruta pacífica del voto.

[…]

Trascendió, de Milenio diario

Que como una afrenta tomaron los foxistas la ausencia de Vicente Fox ayer en el Auditorio Nacional, en el acto para celebrar diez años en la Presidencia de la República.

Nadie dio una explicación convincente de por qué el hombre que sacó al PRI de Los Pinos no estuvo presente. Lo que fue claro es que Fox se llevó la mayor ovación cuando apareció en el video alusivo a esta década.

¿No que la historia la escribían los ganadores?

[…]

Bajo Reserva, El Universal

El discurso de ayer del presidente Felipe Calderón, lleno de calificativos e incluso confrontador, tiene un solo destinatario: el PRI. Lea: “Vamos por más, mexicanos, porque México no se merece quedar varado a la mitad del camino del cambio democrático que hemos emprendido y mucho menos la tragedia de regresar a lo antiguo, lo autoritario, a lo irresponsable. Y no se lo merece, porque eso significa pobreza, corrupción, y negación o simulación de la libertad y del derecho”. Un discurso partidista. Está muy bien que expresara sus opiniones frente a los panistas reunidos para celebrar 10 años en el poder, a no ser por dos pequeños inconvenientes. Uno, que Calderón es jefe del Ejecutivo y gobierna para todos, no para un grupo, menos para su partido. Y dos, que la experiencia nos dice que si el presidente se involucra en los procesos electorales, los mancha. Vicente Fox se metió en 2006 y el resultado fue un país en llamas cuyas heridas no sanan hasta el día de hoy. ¿Sería una tragedia que perdiera el PAN en 2012? Seguramente para los panistas. Pero lo que sí sería trágico para el país es que Calderón se involucrara en el proceso electoral, porque su rol es garantizar la equidad. Su convocatoria de ayer (ojo: lanzada a los mexicanos y no sólo a los panistas; revisar el discurso) enciende una alerta. Esa historia ya la vivimos.

[…]El gobernador de Jalisco, Emilio González, estará en una conferencia en la Universidad Anáhuac del Sur, que servirá como escenario para buscar la adhesión de un mayor número de personas a la causa de la Fundación Carlos Abascal, que busca beatificar a quien fuera secretario de Gobernación. Según una entrevista del semanario Desde la Fe con el hijo Rodrigo Abascal Olascuaga, se busca la integración de un mayor número de personas que apoyan esta causa mientras se realiza una biografía “muy realista” del político y fervoroso creyente. ¿Y el Estado laico? De eso, por lo visto, cada día hay menos. Las fronteras entre gobiernos panistas e Iglesia católica desaparecen a diario. […]

Rozones, La Razón

[…]Notorias resultaron, cuando menos, las ausencias de panistas de prosapia a la celebración de 10 años de la llegada del PAN a la Presidencia. Al acto faltó el ex presidente Vicente Fox, pero ni éste ni Los Pinos ofrecieron explicación sobre la inasistencia. Tampoco fueron al festejo, encabezado por Felipe Calderón, actores clave de los primeros gobiernos panistas: Carlos Medina Plascencia, ex gobernador de Guanajuato; Francisco Barrio, ex gobernador de Chihuahua, y Ernesto Ruffo Appel, el primer mandatario panista de Baja California. […]

Ciro Gómez Leyva, La historia en breve

[…] Creo que la suerte de Gabino no dependerá de que consolide como gobernador su imagen de político que dignifica la política. Dudo que Oaxaca y México se vayan a conformar con ese simbolismo de hombre de bien.

La vara para medirlo tiene que ser más alta. Gabino posee la experiencia y los recursos para convertirse en el primer gobernador de la eficacia regional del siglo XXI. Eficacia regional: buen gobierno, seguridad, paz, justicia, pluralidad, sentido ético, oportunidades, detonación de riqueza, excelentes programas sociales, inteligente combate a las peores prácticas comunitarias, proyección de la incomparable riqueza cultural oaxaqueña…

Con talento, lo puede hacer. No veo por qué tendría que pedírsele menos. Perredistas y panistas lo reverencian. Los priistas lo respetan, igual que los lopezobradoristas, a pesar
de que en la campaña rompió con el canon de
la ilegitimidad de Felipe Calderón.

Si es capaz de convertirse en ese primer gobernador incontrovertiblemente eficaz y ético, su voz retumbará más allá de Oaxaca. Y en seis años, su futuro será formidable.

En seis.

Denise Maerker, Atando Cabos

El mensaje de don Alejo

¿Qué significa que un hombre se atrinchere en su propiedad y mate y muera defendiéndola? ¿Que era un hombre valiente? Sí, sin duda, pero sobre todo, que se sentía o sabía totalmente solo.

Los símbolos importan. Que don Alejo Garza Tamez, un hombre de 77, ante la amenaza de que lo despojaran de su propiedad, se haya atrincherado en su rancho y enfrentado hasta la muerte a un grupo de hombres armados nos habla, sobre todo, del estado de indefensión y de soledad en el que se encontraba. No pensó en pedir ayuda, explicó su hija, porque, seguramente con toda razón, no confiaba en las autoridades.

Los medios y los comentarios se han centrado en el carácter heroico de don Alejo, que sin duda lo fue; el diccionario dice: héroe, varón ilustre y famoso por sus hazañas. […]

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: