El debate del Teletón: un mundo sospechoso

Como todo fin de año, el debate sobre las bondades o perversidades del Teletón hacen estallar a güelfos como a gibelinos. Es muy interesante lo que sucede en la red porque se ha volcado en  los foros electrónicos de periódicos y blogs una batalla de argumentos al clásico estilo de la tribuna popular, donde se deslizan desde “cálculos científicos” hasta complicadas elucubraciones de conspiración maquiavélica.

Que los mexicanos hemos sido engañados por nuestras élites miles de veces desde que somos bicentenariamente  “independientes” pocos tienen duda, y es lógico y hasta saludable desconfiar cuando los poderosos de México y el mundo se juntan en la televisión para ejercer un masivo filantropismo.

No sólo se lavan culpas públicamente ni sólo se lucra con el dolor humano para aflojar los bolsillos de los que tienen fe en los lacrimógenos discursos televisivos, cuando vivimos en un mundo de discriminados y en un país donde llevamos el racismo hasta la picaresca del chiste y el rumor.

Por ello en El Impertinente creemos que vale la pena recuperar lo que se ha dicho en varios espacios en esta temporada de fin de año, donde suelen aflorar los más encontrados sentimientos.

Empezamos entonces con un artículo que busca explicar el fraude detrás del Teletón, seguido de réplicas que rebaten la lógica y datos y, en fin, pero como alguno de los que escriben sobre esto señalan, es muy difícil que los ciudadanos comunes y corrientes tengamos acceso a datos para comprobar que efectivamente hay una malversación, y lo único que podemos hacer es abocarnos al rico deporte de la especulación.

Columna de Víctor Hernández / publicada en diciembre de 2009 en El sendero del Peje (SDP Noticias)

Desde hace algunos años, (doce para ser exactos) el monstruo de la desinformación: Televisa, a través de su Fundación, se ha encargado de realizar distintas acciones de supuesta “asistencia social”, como el programa de donación de computadoras, de trasplantes de córneas y su proyecto más fuerte y redituable económicamente y que ha encabezado su “altruismo” empresarial, nos referimos al TELETÓN.

Pero, para ponernos en ambiente, y si entre los lectores de estas líneas hay alguno que ignora el tema que se está tocando, intentaremos recrear las características más sobresalientes del Teletón:

Sin hacer mucho esfuerzo, imaginen un bombardeo de anuncios viscerales que explotan las discapacidades físicas de cientos de niños como si éstos fuesen objeto de exhibición (claro, esto sin la finalidad de crear conciencia alguna acerca de una cultura de inclusión, no discriminación, etc.), haciéndote sentir mal porque tú que eres “afortunado” al poder tener un trabajo donde te pagan un salario de mi..seria para medio comer, porque siendo afortunado teniendo seguro social y una casa (rentada, prestada, de cartón o de las que le compras con un crédito que pagarás durante toda tu vida), o tienes el ¡privilegio! de ir a la escuela, o no teniendo nada de esto “no donas dinero a esos niños”.

No obstante eso, dos días enteros de transmisión ininterrumpida por donde circulan “comunicadores”, actores y actrices, cantantes, políticos, empresarios, etc. que lloran a moco tendido “conmovidos” con los temas que al mero estilo de Mujer casos de la vida real (especialidad de la empresa), vuelven a mostrar y exhibir a manera lastimera a personas con alguna enfermedad o que en algún momento de su vida sufrieron un evento inesperado.

Todo eso para vender la idea de que con el dinero que se junte, se construirán hospitales y centros de rehabilitación donde se atenderá a toda esa gente (que de hecho deben ser construídos por el Gobierno con el dinero que pagamos miles y miles de personas de impuestos).

Pero… si son taaaan buenos los señores televisos que idearon este mesiánico acto ¿por qué no hacen éstas obras (de las “benéficas”, no de teatro), sin pedirle un peso a la gente? Obvio, pues porque ¡no sería negocio para ellos!

Sucede que, de acuerdo al segundo párrafo de artículo 31 del Reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta dice que “Asimismo, se considerarán deducibles los donativos que se otorguen a asociaciones, instituciones u organizaciones que destinen la totalidad de los donativos recibidos y, en su caso, sus rendimientos, para obras o servicios públicos que efectúen o deban efectuar la Federación, Estados, Distrito Federal o Municipios.”

Esto significa que, cuando se hace una donación a una institución que otorgue, sin fines de lucro, un servicio que debe otorgar el Estado, la persona que realizó la donación puede decirle a hacienda que no le cobre los impuestos equivalentes a la cantidad que dio, pues ya hizo una “buena obra”.

El truco que utiliza Televisa es el siguiente:

Televisa, como cualquier empresa debe pagar impuestos, por ejemplo $1,000.00

Pero, como su negocio es obtener más ganancias y menos pérdidas, el pagar esos $1,000.00 no le conviene, así que crea una institución “aparte”:

Fundación Teletón, la cual se dedica a hacer hospitales y dar atención médica (obligación del Estado).

Cada año y antes de ser la fecha en que se pague a Hacienda, ésta fundación, transmite (con patrocinio de su mamá Televisa) dos días enteros llamando a la gente para que done dinero a su “causa”, y fija una cantidad como meta que se debe alcanzar, por ejemplo $1,500.00

La gente como tú, tus amigos, vecinos y familiares, por actuar de buena fe, caen en la trampa de Televisa, hacen coperacha y donan $10.00 y así mucha gente. No les dan recibo para que Hacienda les descuente esos $10.00 de lo que pagan de impuestos, o dándoselos, no lo hacen valer pues es un proceso laaargo y engorroso para ser sólo $10.00; o bien, donas un peso en los botes (en los que se depositan cantidades inciertas por las cuales no te dan un comprobante, o sea, de ahí nadie te asegura que todo el dinero recolectado se vaya a la “institución de asistencia” y no porque se quede con la gente que está en el metro boetando, sino que al sumar lo de todos los botes no se dice en la tele la cantidad real que se recolectó).

Al final del segundo día, resulta que el dinero que donaron cientos de personas como tú, tu familia, vecinos, etc. supera la meta de $1,500.00 que se había fijado al principio, y resulta que se juntan $1,900.00

Entonces es cuando lo que no se ve en Televisión se traduce en ganancias efectivas para Televisa:

Los $1,900.00 que se juntaron (con las aportaciones de mucha gente), Televisa las acumula y en lugar de entregar miles de donativos por cada persona a Fundación Teletón, hace UNA SÓLA APORTACIÓN A SU NOMBRE (TELEVISA), por ella la Fundación le expide un recibo deducible de impuestos (algo así como un cupón de descuento).

De ésta forma, Televisa al momento en que Hacienda le cobra, ella muestra el Recibo del Teletón, por lo que la SHyCP ya no le cobra (pues supuestamente lo pagó al hacer la donación); pero no sólo eso, como el recibo era por $1,900.00 y Televisa sólo debía $1000.00, Hacienda deberá ¡REGRESARLE! a Televisa $900.00 en efectivo, mismos que Televisa NO regresará a las personas que realmente donaron ese dinero

¿Ven el negocio?, esa es la verdadera finalidad del Teletón, ser un medio para que Televisa evada impuestos, y los pague la gente a la que enajena diariamente con basura televisiva

En realidad, el verdadero problema radica en que miles de personas colaboran con 20, 50 ó 100 pesos, los cuales también son deducibles de impuestos, aunque a la gente que dona estas cantidades, o entrega en las alcancías de la calle, no se le da recibo para que los deduzca de sus impuestos personales. Pero no es sólo eso.

Por los montos que aportan las grandes empresas “a nombre de sus empleados”, que colectan entre los mismos para una causa “altruista”, ellas obtienen un recibo deducible de impuestos, pero a nombre de la empresa, no de cada empleado, con lo que ésta también puede deducir esa cantidad de los impuestos que debe pagar.

De esta forma, todo lo que se dona al Teletón, al redondeo, es dinero que el gobierno deja de recibir por concepto de impuestos, y que se debían destinar a obras y servicios al pueblo, enriqueciendo más a los ya de por sí millonarios dueños de Televisa y a los empresarios que le hacen coro y obtienen publicidad gratuita y reconocimientos por su “altruismo”, que pagan sus empleados y clientes!

–Hasta aquí el texto de V. Hernández– que ha seguido circulando profusamente desde su publicación hace casi un añoy hoy en un foro le responde quien se firma como Jess Reyes:

Lo que es no tener ni la más remota idea de lo que dices.

Televisa, o cualquier otra empresa, no puede donar el dinero que la sociedad aporta porque ese dinero entra directamente a la cuenta de Fundación Teletón y esta no puede expedir un recibo deducible a quien no donó el dinero.

Dices que nos elefantes blancos, antes tendrías que ir a pararte a uno y ver cuánta gente se beneficia de los servicios que ahí ofrecen y que de otra manera no podrían recibir. Dices que muestren la recuperación de los niños, cada año en el evento lo muestran, pero si no crees lo que ves en la televisión, otra vez te digo, visita un crit, infórmate bien y después opinas.

No tienes porqué apoyar esa causa, o ninguna otra, pero afirmar de esa forma información que no sólo es inexacta sino inventada es difamación. Hay firmas nacionales e internacionales como pricewaterhousecoopers que todos los años hacen auditorías a Teletón y a cada crit. si te das 5 minutos para investigar encontrarás esa información.

Es triste que tan fácilmente desacreditemos cuando se hacen cosas buenas sin fundamentos reales, cual borrego estás tragádote lo primero que lees y no tienes la decencia antes de confirmarlo.

–hasta aquí el texto de Jess Reyes–

Hay también quien responde con números a las acusaciones de fraude de Víctor Hernández:

Una deducción no es acreditable al impuesto a cargo, en todo caso sería contra los ingresos acumulables de la empresa o persona física. El calculo sería mas o menos asi:
Ingresos 1,000
Deducciones 200
Base Gravable 800
ISR 30% 240

En el supuesto que alguna persona quiera hacer deducible los donativos que realizo a instituciones autorizadas, supongamos 1,500 para estar acorde a tu ejemplo, quedaría de la siguiente manera:
Ingresos 1,000
Deducciones 200
Ded. por Donativos 1,500
Base Gravable 0
ISR 30% 0

Como se puede observar en el calculo anterior no genera ningún saldo a favor por lo tanto la autoridad no esta obligada a realizar ninguna devolución de impuestos.
En el caso del supuesto que Televisa quisiera hacer deducibles los donativos hechos por los ciudadanos, que me parece absurdo o irreal pues tanto televisa como fundación teletón son empresas dictaminadas, tendría que acumular un ingresos igual a la deducción que pretende realizar y un ingreso menos una deducción de igual monto da una base de cero, por lo tanto el efecto sería nulo.
Consulta con un contador o especialista fiscal para una explicación mas detallada.

–hasta aquí el texto del contador Shepillin–

En fin, sigue la mata dando.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: